Comparir en FacebookComparir en Twitter
¡Comparte este post!

El post de hoy me lo ha mandado Juan Manuel de guitarraparaenamorar.com, un blog muy curioso que combina el mundo de la guitarra y el del ligoteo de una forma que, sinceramente no había visto antes. ¡Merece la pena echarle un vistazo! Sin más preámbulos, os dejo con el artículo:

Mejorar el ritmo y la precisón en la guitarra es una tarea interesante y compleja, ya que a veces podemos tener problemas en nuestra rítmica que son provocados por dificultades técnicas, sin que las tengamos en cuenta.

¿Qué quiero decir con esto?

A veces nos atrasamos en nuestro tempo por no poder tocar de forma precisa determinado cambio de acordes, o quizás nos adelantamos porque al no poder tocar con seguridad una parte nos apuramos para que se acabe lo más rápido posible.

En primer instancia te recomiendo que chequees este articulo con algunos errores comunes de guitarristas, y así te asegures de que tus dificultades rítmicas no se den por estas razones.

Ahora, una vez dominado eso, para mejorar tu rítmica en si misma voy a recomendarte dos cosas que parecen opuestas pero son igual de importantes.

En principio es necesario practicar mucho usando un metrónomo.

El metrónomo es un aparato que se usa para marcar el tempo o pulso de la música, y siempre que lo sigas con cuidado vas a mantener un ritmo parejo y estable. (Si no tenés uno físico con vos, podés bajar apps gratuitas o incluso utilizar uno que google tiene integrado al escribir en su buscador la palabra “metrónomo”).

El secreto está en arrancar utilizando el metrónomo en un tempo lento e ir subiéndolo progresivamente a medida que vas practicando.

Si te apurás de tocar demasiado rápido sin antes dominar los tempos lentos puede ser contraproducente, ya que es muy común que toquemos algo rápido y que curiosamente al intentar tocarlo lentamente no seamos capaces de hacerlo.

Esto significa que no podemos tocar con seguridad y tarde o temprano va a traernos problemas.

A veces cuando tocamos demasiado rápido sentimos que no se notan las imperfecciones, ya que las notas pasan una tras otra de forma tan rápida que puede ser difícil notar los problemas, pero definitivamente se notan y producimos un sonido poco claro y sucio.

Por eso bajando el tempo y practicando progresivamente con el metrónomo vamos a mejorar mucho nuestra técnica y rítmica en general.

Chica tocando la guitarra

En segundo lugar te recomiendo tocar con otras personas o grabaciones.

Tocar con otras personas es divertido y es como un juego donde hay que estar muy atento a lo que hacen los demás.

Esto significa que los demás cometen errores, se atrasan, adelantan, confunden partes y secciones, y a pesar de eso tenemos que lograr compenetrarnos y tocar como un conjunto.

Es la contracara a la perfección de un metrónomo, pero dominar ambas partes es fundamental para ser muy bueno rítmicamente.

A veces tenemos más feeling o compatibilidad con algunas personas que otras, pero el objetivo de todo músico es poder adaptarse y que sin importar quién sea tu compañero, este sienta que lo comprendés, que entendés su ritmo, y que te halague por ser capaz de seguirlo sin importar lo que pase. Es algo que requiere mucha práctica y estar muy atentos.

Una forma de practicarlo desde la comodidad de tu hogar sería utilizando grabaciones de las canciones que querés tocar, especialmente si encontrás versiones en vivo. Además de ser divertido vas a tener que practicar la forma de amoldarte y adaptarte al ritmo de otros seres humanos.

Otros consejos

Si no terminás de dominar la parte técnica de una canción podés probar con otra más fácil. Por ejemplo acá vas a poder encontrar una canción muy fácil que solo utiliza dos acordes. Simplificar y practicar con algo sencillo va a ayudarte a asegurar tu pulso y ritmo en general.

Hay otros tips útiles e interesantes para practicar, como por ejemplo que te grabes a vos mismo y escuches con atención para ver qué problemas rítmicos notás, pero con estas ideas que hablamos vas a estar más que bien.

En conclusión intentá dividir el enfoque en tres partes.

  1. En principio revisá tu técnica y que siempre puedas tocar con soltura las obras y canciones que intentás aprender.
  2. En segundo lugar asegurate de practicar con un metrónomo, aumentando la velocidad progresivamente.
  3. Y en tercer lugar tocá y practicá todo lo que puedas con otras personas o grabaciones.

¡Saludos!

Comparir en FacebookComparir en Twitter

¡Comparte este post!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *