Comparir en FacebookComparir en Twitter
¡Comparte este post!

La importancia de la mano derecha

triskis se puso en contacto conmigo a través de Twitter para enviarme este artículo. En él, triskis comenta algo que muchas veces no se tiene suficientemente en cuenta: la importancia de la mano derecha. Muchas veces nos centramos en tener una gran habilidad en la mano izquierda, y no prestamos la misma atención a la mano derecha, que es igual de importante. No me enrollo más y os dejo directamente con el artículo.

¡gracias triskis!

A todos los aficionados a la guitarra nos puede pasar varias veces a lo largo de nuestro recorrido con este instrumento que nos atasquemos y no seamos capaces de avanzar, es como si hubiésemos alcanzado el límite de nuestra capacidad como guitarristas, hasta el punto de aparcar la guitarra en una esquina y en algunos casos no volver a cogerla. Uno de estos momentos puede llegar cuando ya tenemos una cierta soltura con escalas y solos, pero a partir de cierta velocidad aquello no termina de sonar como queremos, a pesar de que en la mano izquierda tengamos la técnica, rapidez, limpieza y en definitiva habilidad sobrada para tocar por ejemplo ese solo culpable de habernos comprado una guitarra.

mano derecha

Es muy importante tener un control total de los movimientos de la mano derecha

Quienes hayan tenido un profesor ya sabrán esto, pero algunos autodidactas quizá no se hayan dado cuenta aún de que cada cinco veces que “fallamos” una nota, tres veces puede ser por la mano izquierda y sabremos corregirlo, pero las otras dos, a las que no le encontramos solución, pueden deberse a un uso incorrecto o al descuido de las técnicas de púa, alternada, circular, de economía, palm, etc. En la gran mayoría de ejercicios que se publican en este blog aparece el sentido que debe llevar la púa cuando ataca, y esto es importante porque aunque haya muchas maneras de hacerlo la que viene indicada por el autor es seguramente la mejor para cada caso, si intentamos hacer un barrido sin controlar al mismo nivel las dos manos no nos va a salir un barrido, va a ser un ruido sin sentido que nada aportará a lo que estemos tocando, igualmente no va a sonar igual un lick o un solo con economy que con alternate, esto es algo que nos puede ayudar mucho a la hora de expresarnos como guitarristas, de la misma manera que lo hacen el bend, hammer y demás técnicas que podamos utilizar.

Siempre tuve la costumbre de grabar muchas cosas de las que tocaba, y aunque en el momento para mis oídos sonara bien, al oir la grabación me daba cuenta de que muchas veces algo “no encajaba”, o no era lo que yo quería hacer, lo tocaba despacio y era perfecto, pero al subir de velocidad volvía a equivocarme. Después de dar muchas vueltas localicé el fallo, llegaba un momento en que mi mano derecha se volvía loca y subía, bajaba, o hacía lo que le parecía, es decir, no la controlaba. Conseguí solucionar este problema bajando la velocidad del metrónomo (siempre imprescindible su uso) y procurando que al igual que las notas iban en su orden, los golpes de púa hicieran lo mismo y en el sentido correcto, después subí de velocidad gradualmente y problema resuelto.

Existen muchas otras formas de conseguir la coordinación necesaria para sonar como uno quiere, pero lo que debemos tener clarísimo es que las manos y el cerebro forman “la santísima trinidad” a la hora de tocar, y que es necesario practicar y desarrollar nuestras capacidades con ambas manos y el cerebro, quizá una parte necesite mas o menos horas de ensayo que las otras, depende de cada persona, pero el resultado a medio y sobre todo a largo plazo merece la pena.

Os animo a los que estéis en la misma situación que yo a que hagáis lo mismo, observad “la otra mano”, porque una vez descartado que estemos haciendo algo mal con la izquierda, ahí puede estar la causa del embrollo musical, y si solucionamos esto, avanzaremos hasta el siguiente nivel como guitarristas.

Os animo a que colaboréis como ha hecho triskis. Si alguien quiere colaborar, no tiene más que hablar conmigo a través de Twitter o Facebook.

Foto del post y de portada por Omer Wazir

Comparir en FacebookComparir en Twitter

¡Comparte este post!