Comparir en FacebookComparir en Twitter
¡Comparte este post!

Ejercicios de estiramiento

Estamos de acuerdo en que la guitarra no es un deporte, pero aunque no te lo parezca, los músculos de las manos pueden llegar a sufrir mucho a la hora de tocar. Algo que todos los guitarristas deberíamos hacer antes (e incluso después) de coger la guitarra es estirar. En este vídeo puedes ver algunos “ejercicios” muy fáciles para poner tu mano a punto:

Está en inglés, pero creo que con ver el vídeo te puedes hacer una idea muy clara de los ejercicios, aunque no entiendas ni  mu. Lo más importante que dice es que tengas muchísimo cuidado y no fuerces, porque te puedes lesionar. Si empiezas a sentir dolor o molestias, deja de hacer los ejercicios y descansa un rato.

Y vosotros, ¿hacéis algún tipo de calentamiento antes de tocar?

Comparir en FacebookComparir en Twitter

¡Comparte este post!

Comparir en FacebookComparir en Twitter
¡Comparte este post!

Escribe con la cabeza, no con las manos

Sé que últimamente no estoy hablando mucho de técnica, que es quizás el tema que más os interesa, pero creo que hay otras cosas que un guitarrista debería saber para ser mejor músico. Hoy vamos a ver un pequeño “truco” que nos puede servir a la hora de ponernos a componer.

Si alguna vez has intentado hacer una canción, te habrás dado cuenta de que muchas veces consigues una intro y un primer riff de la nada, casi sin pensar. Pero después, cuando tienes que seguir esa misma canción el proceso se vuelve mucho más difícil.

##3##

¿Por qué?

Muy fácil, cuando has empezado la canción partías de una idea que tenías en la cabeza. Tocas, grabas esa idea, y a la hora de seguir componiendo, lo haces con la guitarra en la mano. El problema es que si compones tocando, en cierta forma te estás limitando a hacer cosas a las que estás acostumbrado (memoria muscular).

La solución a este problema es muy sencilla: símplemente, piensa antes de tocar. Al igual que si escribes un texto piensas antes de coger el bolígrafo, debes pensar antes de tocar. Pruébalo y verás como además de componer más rápido, tienes ideas más dinámicas, y distintas a lo que sueles tocar habitualmente.

Espero vuestras experiencias en los comentarios 😉

Foto de portada por por tim geers.

Comparir en FacebookComparir en Twitter

¡Comparte este post!

Comparir en FacebookComparir en Twitter
¡Comparte este post!

4 problemas que te impiden progresar

Ya hemos hablado otras veces de la motivación en el blog, pero muchas veces, no es la falta de motivación lo que te impide progresar. Muchas veces, ni siquiera una guitarra “mala” te impedirá progresar. En el post de hoy, vamos a ver4 factores que te impiden progresar como guitarrista.

1. Obsesionarte con el tiempo que tardas en mejorar

A todos nos pasa. Empiezas a practicar y pasa mucho tiempo hasta que empiezas a ver resultados, hasta que llega un punto en el que te preocupas más del tiempo que estás tardando en mejorar que de lo que realmente conseguirás practicando. A la hora de tocar la guitarra hay que grabarse esto a fuego

LO QUE CUENTA NO ES CUANTO TIEMPO PRACTICAS, SINO COMO PRACTICAS

 Por eso no hay que caer en el error de reducir tu tiempo de práctica a “esperar” a que lleguen los resultados. Debes prestar atención y centrarte en lo que estás tocando, porque si no, tardarás mucho más en progresar, y te acabarás frustrando al tardar tanto en ver resultados.

##4##

2. No centrarte en algo concreto

Como se dice por aquí “quien mucho abarca, poco aprieta”. Hoy en día es fácil sentirse sobrepasado con la gran cantidad de información y ejercicios que podemos encontrar en internet, hasta el punto que muchas veces no sabes qué practicar.

Para evitar este problema, es buena idea seguir siempre un mismo curso o método, ya que normalmente te llevan poco a poco de un nivel “básico” a otro más avanzado, siguiendo unos pasos mas o menos lógicos.

Rock Discipline de John Petrucci

Uno de los métodos más recomendados es el Rock Discipline de John Petrucci, pero hay muchísimos y para niveles y estilos totalmente distintos.

3. Depender de un profesor para avanzar

Antes de que los que estudiéis con profesor os sobresaltéis, con este apartado no digo que ir a clases de guitarra sea negativo ni mucho menos. Lo que quiero decir es que algunas personas, por el hecho de tener un profesor, ya piensan que lo tienen todo hecho y no tienen por qué practicar en casa.

El único responsable de tu progreso como guitarrista eres tú mismo, y si, un profesor te guía y te ayuda mucho, pero si no pones de tu parte no mejorarás ni teniendo de profesor al mismísimo Joe Satriani.

4. Ser impaciente

Este apartado tiene mucho que ver con el primero. Si empiezas a practicar correctamente, cada vez mejorarás más rápido, pero llegará un punto en el que te será imposible seguir acelerando. Esto es algo natural, y no debe hacerte perder la motivación.

Al aprender a tocar un instrumento habrá fases en las que avanzarás más rápido, y otras en las que lo harás más lentamente. Debes tener presente que esto es así para todo el mundo, y tener paciencia cuando progreses poco a poco. Mejorar como guitarrista es algo que puede llevarte toda la vida, y eso es parte de lo que hace que tocar la guitarra sea algo tan divertido. Siempre puedes mejorar, pero no siempre lo vas a hacer al ritmo que te gustaría. Por lo tanto, no te pongas fechas para mejorar, céntrate en practicar lo mejor posible y ten paciencia.

Espero que estos consejos os ayuden a mejorar, o que por lo menos, os recuerden que mejorar con la guitarra no es algo que pase de un día para otro. ¿Se os ocurre algún consejo más? Espero vuestros comentarios 😉

 

Comparir en FacebookComparir en Twitter

¡Comparte este post!

Comparir en FacebookComparir en Twitter
¡Comparte este post!

5 consejos para escribir riffs

¿Qué es un buen riff? En realidad no hay ninguna regla escrita sobre esto, pero sin duda, un buen riff se reconoce al instante. Se queda sonando en tu cabeza, o hace que tu cuello cobre vida propia y no puedas dejar de moverlo. Pero, ¿cómo se escribe un buen riff? Con estos 5 consejos no te aseguro que escribas un nuevo “Smoke on the water”, pero sí que conseguiras algunos riffs muy interesantes.

1. No te estanques en las quintas

Esto es algo de lo que la mayoría de metaleros pecamos, aunque también le pasa a guitarristas de muchos otros estilos. Está claro que la inmensa mayoría de riffs míticos o clásicos usan quintas, pero entre una quinta y otra a veces hay algo más.

Una buena idea para empezar sería alternar quintas con otros acordes, como pueden ser las terceras, cuartas, sextas, etc. Otros acordes que no se usan mucho, pero suenan bien con distorsión, son los sus2 y sus 4. Las octavas también pueden añadir algo de variedad a tus riffs.

mi sus2

Mi Sus2 en afinación estándar

##5##

También puedes probar a añadir notas adicionales a las quintas, como una novena o una décima, manteniendo también la quinta. Estas notas añaden más profundidad al acorde, y también aportan algo de variedad.

2. Interactúa con los demás instrumentos

A veces un riff es bueno no sólo por la guitarra en si, sino por el conjunto de la guitarra y los demás instrumentos. Esto no es algo que puedas mejorar por tu cuenta, ya que debes trabajar con los demás miembros del grupo.Por ejemplo, escucha lo que está cantando el vocalista ¿puedes hacer algo para que la voz destaque más? ¿puedes cambiar los acentos de tu riff o dejar espacios que va a rellenar el cantante?

batería
La batería es algo a tener en cuenta a la hora de mejorar tus riffs

Lo mismo pasa con el bajo y la batería, que son la base del grupo. Si el bajista está haciendo un patrón puedes intentar hacer algún contraste, o puedes complementar lo que esté tocando. Esto también se puede hacer con la batería: intenta seguir los golpes del bombo, seguir la caja, poner tus acentos fuera de la caja… hay muchas formas de relacionarse con estos dos instrumentos, y con los dos se pueden conseguir cosas muy interesantes y que hagan que el riff sea menos “del montón”.

3. Cambia los acentos

Imagina que ya tienes un riff hecho, pero que no te termina de gustar, o que te parece muy lineal. Prueba a usar esas mismas notas, pero empieza a tocarlas no desde la primera, sino desde más adelante. Esto debes hacerlo pensando un poco, en realidad lo que se busca es desplazar la guitarra respecto a la batería. Así puedes conseguir algunos contratiempos interesantes que te ayuden a mejorar el riff.

4. Toca en todo el mástil

Una guitarra tiene, como mínimo, 6 cuerdas y 21 trastes, pero a la hora de escribir riffs a veces parece que tiene 2 cuerdas y 6 trastes. Intenta aprovechar el máximo de cuerdas y de trastes, al menos de vez en cuando. Está claro que un riff potente por regla general tiende a tocarse en las cuerdas más graves de la guitarra, pero a lo largo de una canción hay espacio para notas agudas en algunos riffs. Muchos grupos combinan afinaciones graves y notas al aire con algunos adornos cerca del traste 12, que destacan mucho sobre el resto de notas. Usando esto de forma creativa, puedes conseguir riffs con mucho movimiento y que no pierdan nada de contundencia.

5. No te limites

Saber teoría es un arma de doble filo. Con ella sabes qué es lo que estás tocando, y te da mucho juego a la hora de componer, pero a la vez, te puede limitar. Alguien que sepa teoría siempre pensará en escalas, acordes, progresiones, modos, y será capaz de hacer composiciones muy interesantes y de mucha calidad, pero a la vez, puede que no se atreva a dejarse llevar.

Una regla que creo que se puede aplicar a casi todo en la guitarra es: si suena bien, está bien. Esto no quiere decir que la teoría sea inútil, ni mucho menos, pero úsala a tu favor y no como una cuadrícula de la que no puedes salirte.

Bueno, pues espero que estos 5 consejos para escribir riffs os ayuden a mejorar un poco. Como seguro que vosotros sabéis muchos otros trucos, me gustaría que dejaseis un comentario con los vuestros 😉

Fotos:
Dave Mustaine (portada) por Metal Chris
Batería por kamalaboulhosn

 

Comparir en FacebookComparir en Twitter

¡Comparte este post!

Comparir en FacebookComparir en Twitter
¡Comparte este post!

La importancia de la mano derecha

triskis se puso en contacto conmigo a través de Twitter para enviarme este artículo. En él, triskis comenta algo que muchas veces no se tiene suficientemente en cuenta: la importancia de la mano derecha. Muchas veces nos centramos en tener una gran habilidad en la mano izquierda, y no prestamos la misma atención a la mano derecha, que es igual de importante. No me enrollo más y os dejo directamente con el artículo.

¡gracias triskis!

A todos los aficionados a la guitarra nos puede pasar varias veces a lo largo de nuestro recorrido con este instrumento que nos atasquemos y no seamos capaces de avanzar, es como si hubiésemos alcanzado el límite de nuestra capacidad como guitarristas, hasta el punto de aparcar la guitarra en una esquina y en algunos casos no volver a cogerla. Uno de estos momentos puede llegar cuando ya tenemos una cierta soltura con escalas y solos, pero a partir de cierta velocidad aquello no termina de sonar como queremos, a pesar de que en la mano izquierda tengamos la técnica, rapidez, limpieza y en definitiva habilidad sobrada para tocar por ejemplo ese solo culpable de habernos comprado una guitarra.

mano derecha

Es muy importante tener un control total de los movimientos de la mano derecha

##6##

Quienes hayan tenido un profesor ya sabrán esto, pero algunos autodidactas quizá no se hayan dado cuenta aún de que cada cinco veces que “fallamos” una nota, tres veces puede ser por la mano izquierda y sabremos corregirlo, pero las otras dos, a las que no le encontramos solución, pueden deberse a un uso incorrecto o al descuido de las técnicas de púa, alternada, circular, de economía, palm, etc. En la gran mayoría de ejercicios que se publican en este blog aparece el sentido que debe llevar la púa cuando ataca, y esto es importante porque aunque haya muchas maneras de hacerlo la que viene indicada por el autor es seguramente la mejor para cada caso, si intentamos hacer un barrido sin controlar al mismo nivel las dos manos no nos va a salir un barrido, va a ser un ruido sin sentido que nada aportará a lo que estemos tocando, igualmente no va a sonar igual un lick o un solo con economy que con alternate, esto es algo que nos puede ayudar mucho a la hora de expresarnos como guitarristas, de la misma manera que lo hacen el bend, hammer y demás técnicas que podamos utilizar.

Siempre tuve la costumbre de grabar muchas cosas de las que tocaba, y aunque en el momento para mis oídos sonara bien, al oir la grabación me daba cuenta de que muchas veces algo “no encajaba”, o no era lo que yo quería hacer, lo tocaba despacio y era perfecto, pero al subir de velocidad volvía a equivocarme. Después de dar muchas vueltas localicé el fallo, llegaba un momento en que mi mano derecha se volvía loca y subía, bajaba, o hacía lo que le parecía, es decir, no la controlaba. Conseguí solucionar este problema bajando la velocidad del metrónomo (siempre imprescindible su uso) y procurando que al igual que las notas iban en su orden, los golpes de púa hicieran lo mismo y en el sentido correcto, después subí de velocidad gradualmente y problema resuelto.

Existen muchas otras formas de conseguir la coordinación necesaria para sonar como uno quiere, pero lo que debemos tener clarísimo es que las manos y el cerebro forman “la santísima trinidad” a la hora de tocar, y que es necesario practicar y desarrollar nuestras capacidades con ambas manos y el cerebro, quizá una parte necesite mas o menos horas de ensayo que las otras, depende de cada persona, pero el resultado a medio y sobre todo a largo plazo merece la pena.

Os animo a los que estéis en la misma situación que yo a que hagáis lo mismo, observad “la otra mano”, porque una vez descartado que estemos haciendo algo mal con la izquierda, ahí puede estar la causa del embrollo musical, y si solucionamos esto, avanzaremos hasta el siguiente nivel como guitarristas.

Os animo a que colaboréis como ha hecho triskis. Si alguien quiere colaborar, no tiene más que hablar conmigo a través de Twitter o Facebook.

Foto del post y de portada por Omer Wazir

Comparir en FacebookComparir en Twitter

¡Comparte este post!