Comparir en FacebookComparir en Twitter
¡Comparte este post!

Cómo ajustar un Floyd Rose

Desde su aparición a finales de los 70, el Floyd Rose ha sido uno de los puentes más utilizados en gran cantidad de estilos. Guitarristas de la talla de Joe Satriani o Steve Vai lo usan cada vez que se suben al escenario, pero para los guitarristas “aficionados” este puente puede suponer un problema, ya que al principio parece difícil de ajustar. En este artículo veremos cómo ajustar un Floyd Rose de una forma muy sencilla.

Inclinación

El primer punto a ajustar en un Floyd Rose es su inclinación. No hay ninguna norma escrita sobre cómo de inclinado debe estar el puente, ya que algunos guitarristas lo prefieren un poco inclinado hacia arriba, pero por norma general, se recomienda que el puente esté paralelo al cuerpo, como puedes ver en la foto.

Al ajustarlo hacia arriba consigues un poco más de juego con la palanca, pero puede pasar que al tocar muy fuerte desafines. Si lo pones paralelo al cuerpo, consigues más comodidad y más estabilidad en la afinación.

Para ajustar la inclinación del puente, debes jugar con los muelles de la parte trasera de la guitarra. Si los aflojas, el puente se levantará, y si los aprietas, bajará. Cada vez que toques la tensión de los muelles, deberías afinar de nuevo, ya que la tensión de las cuerdas y los muelles es lo que mantiene el puente en su sitio.

Altura

La altura del puente se ajusta con dos tornillos situados a su lado. Es un ajuste muy fácil, y con el que puedes regular la altura de las cuerdas a tu gusto. Lo único que debes tener en cuenta es que el puente quede paralelo al cuerpo, así que debes intentar subir o bajar cada tornillo por igual.

Selletas

Este punto, más que de ajuste, sería de mantenimiento, pero creo que es importante mencionarlo en este post. Cuando vayas a cambiar las cuerdas a una guitarra con Floyd Rose, asegúrate de que las selletas están limpias, ya que cualquier suciedad o resto de cuerda que esté en la selleta puede hacer que esta no cierre bien y que la cuerda se resbale un poco, empeorando la estabilidad de la afinación y facilitando que la cuerda se rompa.

Además, cuando cortes el anillo (o bola) del final de la cuerda que vayas a poner, asegúrate que no haya rebabas o restos en la propia cuerda, ya que también pueden hacer que la selleta funcione mal.

Cuerdas

Esto es casi lo más importante que debes hacer a la hora de ajustar un Floyd Rose, y si lo haces bien, será muy difícil que tu guitarra se llegue a desafinar. Antes de bloquear la cejuela, debes estirar las cuerdas. Al principio puede dar un poco de “miedo”, ya que tienes que hacer fuerza y parece que la cuerda puede llegar a romperse, pero a no ser que seas Hulk, es difícil que eso pase.

Una forma de estirarlas es sujetar la cuerda contra el mástil usando el pulgar, y tirar de la misma con el índice de esa misma mano. Hazlo a lo largo de toda la cuerda, afina, vuelve a hacerlo, y repite hasta que la cuerda no se desafine después de estirarla, y entonces bloquea la cejuela.

Con este truco conseguirás una afinación bastante estable.

Quintado

El quintado de un Floyd Rose es más complicado que en otro tipo de puentes, pero con un poco de paciencia puedes conseguir buenos resultados. Aunque venden herramientas que te pueden facilitar este ajuste, no es necesario que te gastes dinero, ya que puedes conseguir buenos resultados con una llave allen, un afinador, y un lápiz. Eso sí, si no tienes muy claro cómo se hace, es mejor que lleves la guitarra a un luthier para que te la quinte.

Dicho de forma sencilla, quintar una guitarra consiste en conseguir que la nota que da cada cuerda al aire sea igual que la que da en el traste 12. Para conseguir esto hay que ajustar la distancia entre los dos puntos de apoyo de la cuerda, es decir, la cejuela y la selleta. Para conseguirlo, lo primero es comprobar cómo está cada cuerda antes del ajuste, siguiendo estos pasos:

  1. Quita el bloqueo de la cejuela, conecta tu guitarra a un afinador, y toca la cuerda al aire
  2. Afina la cuerda perfectamente, hasta que la aguja del afinador se quede “clavada” en el medio
  3. Toca esa misma cuerda en el traste 12, y comprueba si la aguja se queda en la misma posición, o hacia qué lado se mueve

Si la aguja se mueve hacia uno de los lados, quiere decir que la guitarra está desquintada y hay que ajustarla. Si no se mueve demasiado, puede que no te interese quintarla, ya que a veces puede ser un proceso largo, pero si se mueve mucho, es aconsejable que la quintes.

Si la aguja se desplaza hacia la izquierda, tendrás que desplazar la selleta en dirección hacia el mástil. Para ello, coloca un lápiz entre el cuerpo de la guitarra y la parte dónde se sitúan los microafinadores. Si el puente tiene la altura e inclinación correctas, el lápiz entrará sin dificultad, pero será capaz de mantener el puente en su sitio. De esta forma “bloqueas” el puente, pero puedes hacerlo de otra forma (si conoces alguna).

Una vez has bloqueado el puente, afloja la cuerda un par de tonos, de forma que quede muy suelta. Ahora, desbloquea la selleta usando una llave allen, desplázala un par de milímetros hacia el mástil, y vuelve a bloquearla. Ahora afina la cuerda, y vuelve a comprobar si la cuerda al aire da exactamente la misma nota que en el traste 12.

Si la aguja se desplaza hacia la derecha, tendrás que desplazar la selleta en dirección opuesta al mástil, y repetir el proceso.

Debes repetir todo el proceso hasta que la cuerda al aire de la misma nota que en el traste 12, o al menos hasta que se acerque mucho. Puede llevar su tiempo, pero merece la pena tener la guitarra lo mejor quintada posible.

Espero que este pequeño tutorial os ayude a ajustar vuestros puentes flotantes 😉

Comparir en FacebookComparir en Twitter

¡Comparte este post!